¿PORQUÉ UNA RED?

Cuando arrancamos con el pastoreo racional tuvimos que enfrentarnos a casi todo: descrédito, advertencias de los profetas del apocalipsis, carcajadas, burlas y arrogancias.

Bajamos la cabeza, en una mezcla de miedo ante tantas profecías negativas y la humildad que nace cuando no eres tan humilde, pero estás solo.

Disfrazando todo eso como una “terquedad rural” nos largamos al abismo, y podríamos perfectamente haber fracasado, pero quiso el destino que nos fuera bien, y hoy estamos acá, no solo haciendo y viviendo en un pastoreo racional como también divulgándolo.

Pensar que en los años 80 veía a mi padre engordar novillos en las carquejas del Cerrito, en campos empobrecidos al extremo, pero descansados por el manejo; algo como un principio de rotativo.

Pensar que trabajábamos con Ricardo Igarzabal, que en ese entonces comandaba un escritorio rural en Rivera, y que ya hacía Voisin llegando a ser una de las mejores carpetas verdes del Uruguay…jamás hablamos del tema hasta hace poco…

¡Y pensar que a solo 100 kilómetros de nuestro campo y desde 1963 Nilo Ferreira Romero ya había consolidado la racionalización del uso de las pasturas con brutal suceso…solo 100 km!

Nada pasa por acaso ni a destiempo, quizá si hubiéramos tomado contacto con esta tecnología en esa época, remaríamos contra la corriente en un rio mucho más caudaloso y errático. Por lo tanto, en vez de mirar hacia atrás, apostamos al Uruguay del 2030.

Hacemos este prólogo para justificar el nacimiento de esta red.

El objetivo es que no suceda con Usted lo que nos pasó a nosotros. Saber dónde se ubica, desde cuando y como funciona la experiencia más próxima a su campo puede allanar su camino hacia una mejora productiva y por qué no, familiar.

No está siendo fácil reunir tantos datos, menos aún sistematizarlos en algo amigable con el navegante. Pero lo que nos estimula es descubrir a cada día una nueva experiencia, y que, al fin de cuentas, no somos tan pocos los “locos de los potreros”.

Bienvenidos.

contacto