Antes de mi largo letargo en auto exclusión de las esferas institucionales a que hago referencia en entrada anterior veía continuamente la imagen que Ud. habrá visto en más de una ocasión: un productor con su sombrero bajo el brazo en señal de aceptación y respeto y  un técnico con el micrófono en la mano explicando el como, porqué, cuando y donde se comenzó a investigar en el predio y el resultado obtenido con su investigación que determinaba el rumbo del emprendimiento.

Generalmente se planteaba la discusión de cuán empresarializado estaba el productor, atribuyéndose un punto en contra en caso de que el rural no viera a su campo como un negocio.

Pensar que yo mismo me lo recalcaba...si quiero "crecer", debo ser un empresario, pensar como empresario, dejar de ser un bruto...en fin.

Y por acá vino el fracaso. Un legítimo productor uruguayo no tiene un "emprendimiento". Un rural uruguayo tiene un corazón de tierra. Su tierra. Me lo han probado las lágrimas de mis viejos amigos que me hablan con nostalgia de sus épocas rurales..madrugones, media res asando en una vara de tala y un mate engrasado. Limpiarse la grasa en las botas de cuero y los dientes con espina de coronilla...cosas tan pero tan sencillas que traen felicidad. Ese gaucho era feliz. Llegó la "revolución verde" y de a poco se fue entrando en el ámbito rural con el convencimiento de que un Agrónomo era un ser superior. Se les hizo caso casi sin argumentar sus verdades, y en un 90% de los casos esos rurales hoy son urbanos. Sus ex campos hoy están forestados o degradados al extremo.

 

Quizá hiciera falta aceptar al gaucho como gaucho y permitirle opinar, colaborar con su conocimiento campero, darle la delantera en la investigación, motivarlo a descubrir sus potencialidades, hacerlo sentirse poderoso.

Eso es investigación participativa. El gaucho al frente del técnico juntando números, llegando a conclusiones de las que jamás se olvidará por haberlas razonado desde el vamos, tornándose así fiel depositario del conocimiento generado. Sin hablar de un nuevo concepto en extensión productor a productor.

Eso es lo que estamos haciendo en nuestro Más Tecnologías. Si me preguntan cualquier aspecto de nuestra investigación no tengo como decir: "no se, pregúnteselo a mi técnico".

Y cuando la limitante sea el conocimiento académico, es el momento del técnico moderno, mente abierta, heterodoxo, dialéctico objetivo, desprendido de verdades absolutas.

En ese contexto es lindo investigar. No me siento presionado, me siento desafiado. Cuanto queda por saber de pastoreo racional? Es verdad que produce mucho más pasto y por eso más carne por hectárea o hay otras cosas que no se ven y que determinan ese logro? Es cierto que soy un "esclavo de los potreros", comparado a un siempre heroico tambero o en realidad sobra mucho más tiempo libre? Y finalmente: tiene el pastoreo Voisin la capacidad de tornarse una filosofía de vida para mi familia dedicada a coexistir sustentablemente con mi tierra?

Muchas preguntas ya están contestadas, y de sus respuestas surgen nuevas cuestiones. Un rural curioso al que se le concede el poder de investigar no deja más de hacerlo.

Parece que el MGAP le pegó en el centro a esta cuestión. No se si se sigue alguna tendencia internacional exitosa o es mérito exclusivo de la cúpula actual, solo sé que éste es el camino.

Participan y comparten esta visión la Alianza del Pastizal, interesadísima en conservar el campo natural a diferentes alturas en nuestra región, la Asociación Uruguaya de Ganaderos del Pastizal, como brazo uruguayo de la Alianza y enfocada en valorizar los productos generados en sistemas productivos cuidadosos del campo natural, la Sociedad Fomento Rural Sexta Sección, ávida como yo de alternativas para seguir produciendo alimentos sin el constante riesgo de tener que abandonar la actividad y el Instituto Plan Agropecuario, que aunque cauteloso frente a la aplicabilidad del sistema en otras realidades (opinión que comparto) abrió sus puertas a la iniciativa y colabora con la medición y control de evolución en las pasturas. 

 

Que bueno que las cosas están avanzando. Racionalizar el uso del agua, racionalizar el uso del pasto, racionalizar la investigación.

 

Entender que la familia rural y su sistema productivo deben ser uno solo. Un solo block indisoluble.

 

Lo mejor está por venir.

Se vienen Más Tecnologías

  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

© 2016 por Juan F. Dutra
Creado con Wix.com